• diciembre
  • 07

    jueves

    20:00

  • 08

    viernes

    20:00

Pasado

diciembre · 2017

Paisajes de extinción es un alegado estético en favor del silencio y la interrupción. Mediante relatos autobiográficos, escenas de movimiento, poemas de carácter político y un rico imaginario lumínico y visual, la pieza consigue sumergir al espectador en un universo de gran belleza. En pleno cambio climático, Anómico Teatro propone una detención, un nuevo posicionamiento político y estético frente a los veloces acontecimientos que nos superan. Una exaltación del abandono que tiene, al mismo tiempo, un tono trágico y festivo.
Apareció el libro casi descompuesto después de un largo abandono. Ese libro no era un libro de artista sino un libro de vida, de un fragmento vital que yo había pintado, página por página, con esencias de cocina (también el olor a curry o a pimienta había desaparecido). Contenía, además, pensamientos diversos escritos a mano sobre aquel Berlín donde entonces me encontraba, y algunas fotos que con el tiempo ý la humedad se habían borrado por completo.
Logré despegar las páginas del libro, aún provocando en él tantas heridas que el libro perdió toda su apariencia como libro, pero recuperando, de este modo, una insospechada y misteriosa fuerza. Supe, entonces, que era mi abandono lo que me había empujado a buscar el abandono de las urbes, y lo que, también ahora, me retenía en este mundo comido por la desesperanza.
El abandono que me da la ilusión de formar parte de un todo, a la vez inmóvil y al mismo tiempo a la deriva, como un árbol que crece en mitad de las vías muertas, como unas vías que avanzan sin control en medio del bosque, sin trenes, solo sus raíles que dibujan y dibujan apenas un camino lleno de interrupciones.
Agradecimientos:
Teatro Victoria (Tenerife), Sala DT (Madrid), Sala Inestable (Valencia), Teatro Ensalle (Vigo), Ministerio de Cultura, Red de Teatros Alternativos.

Texto y Dramaturgia: Julio Fernández Peláez
Creación artística e Interpretación: Eva Alfonso y Julio Fernández
Movimiento: Eva Alfonso
Iluminación y visuales: Montse Piñeiro y Julio Fernández
Música canción: Rubén Abad.