• marzo
  • 19

    sábado

    20:00

  • 20

    domingo

    20:00

Pasado

marzo · 2016

“La Rara”, una mujer atrapada en revivir momentos de su vida en los que la falta de esperanza le crean una frustración: el hueco. Ha borrado de su memoria hechos terribles que necesita aceptar para poder liberarse. “La presencia” del espíritu de su madre la previene con avisos que durante siglos caen en saco roto.

A medida que pasa la vida y no se cumplen los propósitos que nos marcamos, parece fácil caer en el pesimismo, hasta aislarnos incluso de nosotros mismos. Sucede de forma “normal”, al menos, así nos lo han enseñado.
La dificultad del personaje crece con las costumbres y convencionalismos de la comarca de la Alcarria en la España de posguerra, donde la escasez de recursos nos sirve para hablar de la escasez vital que seguimos viviendo en la actualidad. Una falta de esperanza que va generando un hueco; la frustración.
”Seguro que hoy hace bueno” es el motor de una niña con ilusiones. Una niña que al hacerse mujer afronta los acontecimientos desde la sombra de una duda: “Pué que hoy haga bueno”, y que al entrar en la edad madura, esa duda, le hace perder toda esperanza: “Hoy no va a hacer bueno”.

Lidia Palazuelos

Una mujer muerta, atrapada en un poyo a la puerta de su casa, ha borrado de su memoria momentos tan trágicos y terribles como fundamentales. Hasta que no sea capaz de recordar y asumir estos acontecimientos, no podrá salir de ese encierro.
Una narración, que como la propia memoria, va a saltos por diferentes edades y momentos de la vida del personaje sin conexión aparente entre sí.
Un monólogo fundamentado, casi en su totalidad, en diálogos con seis personajes que hablan e interactúan con la protagonista, pero a los que no oímos sus palabras ni vemos sus movimientos.
Una contextualización en un pueblo de la comarca de La Alcarria en la España de posguerra, implica que los hechos contados estén sujetos a tradiciones, costumbres, normas e incluso una forma de hablar llena de localismos e incluso vulgarismos.
Todos estos elementos conforman El hueco y dicho así, parece una historia extraña, lejana y ajena a nosotros, pero la realidad es que habla de anhelos propios del ser humano: libertad, amor, familia, aceptación y finalmente de la búsqueda de una felicidad que choca en muros de críticas, soledad y miedos, propios y ajenos. Así vivimos, conviviendo con nuestros “pequeños” vacíos y frustraciones, con “pequeños huecos” que asumimos como lógicos y normales en la vida y sociedad que tenemos, pero que nos van dejando un poso de amargura y rabia.

Antonio Ponce

Texto e interpretación: Lidia Palazuelos
Dirección: Antonio Ponce
Iluminación y espacio sonoro Germán Collado
Fotografía y diseño gráfico: Sonia Sánchez Moulinier