Compañía: El canto de la cabra

En 1993 crean El Canto de la Cabra y, con este mismo nombre, que les acompaña hasta la actualidad, abren un espacio escénico que se convierte, hasta su cierre en 2009, en sala de referencia para las artes escénicas no convencionales en Madrid. En julio de 1995 vallan una pequeña plaza en estado de abandono del centro de Madrid y realizan cincuenta y cinco funciones de Esperando a Godot. Continuarán todos los veranos programando esa plaza y transformándola en un espacio escénico hasta agosto de 2008. En esta década, trabajan con Federico del Barrio: Viaje al Tártaro, Caín o ¿Qué? Nada, y con textos de Samuel Beckett y Thomas Bernhard. En noviembre de 2003 estrenan en El Canto de la Cabra Los días que todo va bien, su primer trabajo creado desde la escena, sin la figura del director ni la del autor y sin más intérpretes que ellos. En esta misma línea, dos años después estrenan Trece años sin aceitunas. Las palabras, algunas imágenes y unos pocos dibujos que surgieron de estos dos trabajos están publicados en los Pliegos de Teatro y Danza (Aflera Producciones). En enero de 2009 cierran la sala, dejan Madrid, y se van a vivir a un pequeño pueblo de Ávila, desde donde continúan su trabajo creativo. En 2010 estrenan Tierra pisada. Por donde se anda. Camino. Esta obra es el resultado de un proceso de trabajo iniciado en 2009 y que se fue mostrando en distintas ocasiones: en la Nave de Cambaleo de Aranjuez (mayo de 2009), dentro del proyecto “Cuando todo esto haya terminado”, de Carlos Sarrió, con el título de Hilos y Ausencias. Y también en junio de 2010, durante la celebración de la Gran Convocatoria Mundial, organizada por La Tristura en La Tabacalera de Lavapiés (Madrid), con el título Naturaleza Muerta.

La compañía en L A N A V E :