Rastros

Pequeño gesto desde el horizonte de sucesos

Sobre el espectáculo

Nuestro protagonista, hombre “normal”, inadaptado a las modernas costumbres neoliberales, hombre enfermo, un subproducto de la sociedad del bienestar, mantiene una íntima y pérfida relación con el objeto más asombroso jamás imaginado por la ciencia moderna: un agujero negro.

“Cuando una estrella o grupo de estrellas se muere, puede ocurrir que toda esa materia llegue a alcanzar la densidad de un núcleo atómico. La gravedad sería tan fuerte que ni siquiera la luz podría escapar de esa masa, de ese objeto completamente hundido en sí mismo. Cuando esto sucede, los físicos afirman que la estrella ha colapsado hacia el interior de su propio horizonte de sucesos”.

Nuestro héroe convive con un agujero negro chiquitito que inexplicablemente le sigue a todas partes. Él sabe que tarde o temprano será engullido por el agujero. Mientras tanto se hace algunas preguntas.

Actor: Antonio Sarrió.
Escenografía: Pablo Almeida.
Fotografía: Uge Miranda y Rosa Rivas.
Técnico: Arturo Cueto.
Diseño Iluminación: Carlos Sarrió.
Diseño Gráfico: David Ruiz.
Vídeo: Daniel Moreno.
Texto y Dirección: Carlos Sarrió.